Inicio > Servicios Diemo > Banca Móvil facilita realizar operaciones financieras

Banca Móvil facilita realizar operaciones financieras

Utilizar el banco en el móvil es igual de seguro que realizar transacciones desde la computadora. Una de las pocas diferencias con respecto a estos equipos es que el teléfono se lleva encima y se puede perder, mientras que el ordenador no siempre sale de casa.

 Para realizar  ciertas operaciones, como realizar una transferencia, es necesario llevar una tarjeta de claves con la que, en caso de robo, los ladrones podrían obtener dinero. Pero esto es bastante difícil, pues las acciones que se llevan a cabo con el móvil suelen dejar rastro. Si una persona sustrae el smartphone, la tarjeta de claves y el DNI, tendría que conocer también el número secreto para entrar. En el supuesto de que obtuviera todos estos datos, al no poder sacar dinero en efectivo -excepto en casos muy concretos y cantidades limitadas-, solo podrá hacer transferencias y, salvo que elimine la cuenta receptora de inmediato, será fácil dar con su paradero o al menos con el titular del depósito. Esto hace que el  teléfono móvil sea un dispositivo incluso más seguro que las tarjetas de crédito.

Consultar el saldo: el cliente puede consultar en cualquier lugar el dinero que tiene en una cuenta, en el plan de pensiones o lo que le falta por pagar de la hipoteca. Así, antes de realizar una compra en un establecimiento, puede saber si tiene saldo suficiente o si será penalizado al quedarse en números rojos.

Consultar movimientos: esta opción permite conocer todos los movimientos del depósito, la cuenta corriente o cualquier producto contratado. El cliente sabrá así si le han ingresado la nómina, si ya le han cobrado la factura de la electricidad o si un amigo le ha devuelto un dinero prestado. Al igual que sucede con la consulta de saldos, también es útil poder consultarlo en cualquier momento y no tener que volver a casa o pasar por una entidad para saber estos datos, pues facilita la toma de decisiones a la hora de gastar o no gastar.

Localizar cajeros: aunque en la mayoría de las ciudades hay decenas de cajeros, no siempre es fácil encontrar un terminal del banco al que pertenece el usuario. Con las aplicaciones de banca en el móvil se pueden localizar fácilmente. Suelen ofrecer dos formas de hacerlo: introducir los criterios específicos para una búsqueda concreta -ciudad, calle- o mediante el GPS. Al igual que deja buscar cajeros, también indica la dirección exacta de las oficinas.

Realizar transferencias: en este caso, los bancos ponen un límite a la cuantía que se puede transferir, un tope que no hay en las entidades físicas y tampoco a través de Internet. Se opera igual que con el ordenador. Hay que decir de qué cuenta saldrá el dinero a transferir, el destinatario, la cantidad y el concepto. Después, se comprueban los datos y se introduce una clave adicional para verificar que quien hace la operación es el titular de la cuenta o una persona autorizada. También se pueden consultar las transferencias en curso y ver si se han realizado de manera correcta o han sido rechazadas.

Operar con las tarjetas: cuando se pierde una tarjeta de crédito o se produce un robo, hay que llamar de inmediato para anularla. Pero muchas veces, el propietario no recuerda el número de teléfono que tiene que marcar. Además, en muchos casos, son llamadas con coste adicional. Las aplicaciones de banca en el móvil permiten entrar en el perfil del cliente y anular la tarjeta con rapidez. Además de bloquearlas, se puede consultar el número secreto, saber cuánto dinero se ha gastado con ellas y los últimos movimientos realizados.

Hal Cash: este servicio bancario permite a cualquier persona, con su teléfono móvil, enviar y retirar dinero de un cajero sin necesidad de tarjeta y de manera inmediata. Desde la web, con una llamada o a través del smartphone, se indica la cuenta de la que procede el dinero, la cantidad y el número de teléfono móvil del receptor. Después, el banco da al usuario una clave que debe enviar a la persona que desee retirar el efectivo con el móvil. El propio beneficiario recibe después una segunda clave y, con las dos, sacará del cajero el dinero que le han mandado sin necesidad de ser cliente de la entidad.

Comunicaciones Diemo

@midiemo

 

 

  1. diciembre 3, 2012 a las 05:00

    Gracias por la difusión!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: