Inicio > Banca Móvil, Diemo > Seguridad en las transacciones realizadas desde el celular

Seguridad en las transacciones realizadas desde el celular

Las transacciones lejos del banco o las que involucran dispositivos diferentes a un cajero electrónico producen desconfianza por desconocimiento del funcionamiento de los sistemas que hacen posible las operaciones, lo que impide utilizar con frecuencia  las herramientas que ofrece la tecnología. Sin embargo, hoy en día es posible realizar numerosas transacciones de manera segura, sin preocupaciones y de manera totalmente gratuita desde el teléfono celular.

Lo primero a saber es que estas transacciones no dependen del terminal, es decir,  no hay  que contar con el último teléfono inteligente o con las aplicaciones ofrecidas para los distintos sistemas operativos móviles. Lo único que se necesita es un teléfono con SIM card, lo que indica  no hay impedimentos, ya que es posible  realizar transacciones desde cualquier dispositivo  móvil.

La SIM card puede funcionar como el canal de comunicación con las instituciones bancarias, al ingresar a las cuentas, realizar pagos, recargar el saldo del celular e incluso retirar dinero de un cajero electrónico sin necesidad de tener una cuenta con la entidad bancaria. Operaciones que ya son realidad en varios países de Latinoamérica como: Argentina, Colombia, Ecuador, Chile, mientras que en Venezuela, la empresa Diemo se encuentra adaptando su plataforma USSD para ofrecer a los venezolanos la más innovadora solución de pago móvil, cuyas características principales son accesibilidad, facilidad, rapidez y seguridad en cada una de las operaciones realizadas.

En cuanto a la confiabilidad, las transacciones a través de la SIM se realizan con bajo un protocolo de seguridad, que evitan la extracción de información privada, porque en la SIM no se almacena esta información, no se guardan claves, ni saldos, es más, al consultar o realizar una transacción, la información ni siquiera toca al teléfono.

Por otra parte,  la información es encriptada, es decir, codificada o más bien cifrada, de tal manera que nadie que no esté autorizado puede leerla. La información sólo es legible en los dos extremos del intercambio, es decir, para el banco y para el usuario y si se da una intrusión en medio, no es posible entender la información que viaja, pues no está decodificada, es un mensaje que nadie comprendería y no serviría para nada.  Lo que garantiza que en caso de perder el teléfono, ningún tercero  tendrá acceso a las claves o cuentas.

Finalmente, el celular es de uso personal. Se supone que el teléfono está suscrito a su usuario y lo que en él se realiza está ligado a su dueño. Por esto para acceder a la Banca Móvil es necesario registrarse, elegir una clave y registrar la cuenta, la cual quedaría ligada a nuestra SIM card, permitiendo a nuestro banco y a nosotros realizar transacciones desde nuestro terminal.

Aunque parezca increíble, desde el punto de vista tecnológico, no existe ningún riesgo comprobado. La información viaja de forma tan segura que no es posible robarla. Sin embargo, se deben tener en cuenta las mismas recomendaciones de seguridad que se usan con las tarjetas.

Comunicaciones Diemo.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: