Inicio > Banca Móvil > Remesas aumentan la bancarización en América Latina

Remesas aumentan la bancarización en América Latina

Durante el año 2010, los envíos de remesas a la región sobrepasaron los 58 mil millones de dólares que recibieron más de 15 millones de personas. Las tarjetas se constituyen como el medio más seguro, eficiente y conveniente para recibir fondos y el primer paso para formar parte del sistema financiero formal, según indicó estudio realizado por Visa. La gran mayoría de los receptores de remesas son amas de casa. Más de la mitad generan sus ingresos trabajando como empleadas o comerciantes informales. La mayoría de los hombres que reciben remesas son en su mayoría obreros y empleados, y en menor medida tienen su propio negocio.

El estudio se llevó a cabo en México, Guatemala y El Salvador, tres países que registraron un ingreso total de 28.938 millones de dólares por concepto de remesas,  casi el 50 por ciento del volumen total enviado a América Latina y El Caribe en 2010.

La mayoría de los beneficiarios en la región recibe remesas una vez al mes. El monto promedio ronda los US$ 300 en México y US$ 215 en Centroamérica. Aunque la crisis económica y las leyes migratorias han afectado el trabajo de los hispanos en los Estados Unidos, las remesas siguen siendo un flujo constante de fondos.

El 40 por ciento de los receptores de remesas tiene un trabajo remunerado, por lo cual los envíos que reciben de sus familiares constituyen un ingreso complementario. 22 por ciento de usuarios de Visa Giro en México y 26 por ciento en Centroamérica usan su tarjeta para adquirir alimentos, medicinas y pagar servicios. Los volúmenes de compra son relativamente bajos y representan el 6 por ciento de la remesa en México y el 14 por ciento en Centroamérica. Aunque la mayor parte de las remesas se usa para gastos del día a día, 32 por ciento de los beneficiarios ahorra parte del dinero.

Alta Penetración de Telefonía Móvil e Internet

Se estima que hay más de 500 millones de teléfonos celulares en América Latina, lo cual representa una penetración del 97 por ciento. El rápido crecimiento de la telefonía celular la convierte en un excelente vehículo para alcanzar a los beneficiarios de remesas que ya acuden a la sucursal a cobrar sus fondos en efectivo.
La penetración de Internet en América Latina se estima en un 33 por ciento. Tanto México como Guatemala y El Salvador se encuentran por debajo del promedio regional, con penetración del 29 por ciento 17 por ciento y 11 por ciento, respectivamente. Proporcionalmente, el número de receptores de remesas que accede a Internet es alto: aproximadamente un 40 por ciento de los encuestados tiene acceso a Internet, y la gran mayoría lo hace desde su casa. En México, si bien los usuarios de Visa Giro sólo utilizan Internet en un 20 por ciento, entre los no usuarios la tasa de penetración es del 55 por ciento, representando un canal viable para impulsar la adopción y uso de este producto.

Percepción y Uso de los Productos y Servicios Financieros

Mientras la tarjeta débito es altamente valorada, la de crédito está asociada a riesgo y deudas. Los bancos son percibidos como instituciones para niveles socioeconómicos más altos. Hay una gran oportunidad de mejorar la confianza y el interés por los servicios bancarios idóneos para este segmento con esfuerzos educacionales. Entre los que utilizan los receptores de remesas, se destacan las cuentas de ahorro y las de nómina. El uso de servicios bancarios es más alto en Centroamérica, donde un 44 por ciento tiene una cuenta de ahorros. El estudio mostró que los receptores de remesas tienen necesidades financieras que no son atendidas por el banco donde reciben remesas y que usan productos bancarios de otra institución financiera.

Hoy en día la gran mayoría de los beneficiarios de remesas sólo va al banco para cobrar sus fondos en efectivo, lo cual demuestra el potencial de mayor bancarización que encierran estos clientes. Po otro lado, el 48 por ciento de los usuarios de Visa Giro utiliza su tarjeta para recibir todas sus remesas y el 30 por ciento deja una parte en la tarjeta como una forma de ahorro. Esto implica que existe un amplio margen para incrementar la participación y para el banco de capitalizar los fondos ahorrados.

 Comunicaciones Diemo

 

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: